El método que está cambiando el emprendimiento en el mundo

el

37941_1

Articulo de: Semana Sostenible

Hace apenas un año, Mileth Márquez decidió invertir 50.000 pesos y salir a la calle a vender ensaladas para aportar algún dinero a la economía de su familia. “En ese momento ni sabía que era un proyecto, simplemente lo hice porque no me gusta quedarme quieta en la casa”, explica esta mujer nacida en Montelíbano, Córdoba, que llegó a Payandé, un corregimiento de San Luis, porque su esposo consiguió un trabajo como operador de maquinaria pesada en este pueblo del Tolima.

Al poco tiempo, sin embargo, el negocio de Mileth dejó de ser una opción complementaria y se convirtió en la puerta hacia un horizonte más promisorio. “Nosotros siempre habíamos vivido en arriendo, pero con mi esposo decidimos sacar un crédito para comprar un lote y tener ahí nuestra casa propia. Pero es la venta de ensaladas la que nos está dando para comer, porque el sueldo de él está comprometido con el pago del préstamo”, cuenta Márquez.

Le puede interesar: Ecocapsule: ¿la vivienda del futuro?

Aparte del tesón y la sazón de Mileth, gran parte de este éxito se debe a que se vinculó al programa de emprendimientos que Cémex patrocina en el corregimiento de Payandé. Según Mariana Jaramillo, vicepresidente de asuntos corporativos de la compañía, “como parte de nuestra estrategia de Responsabilidad Social buscamos contribuir a erradicar la pobreza en Colombia, a través de programas de vivienda y desarrollo comunitario, en alianza con grupos de interés que promuevan la autogestión de las comunidades. Siempre bajo la premisa de que las comunidades no necesitan regalos, necesitan oportunidades”.

En ese contexto, la estrategia para fortalecer los emprendimientos está basada en un método creado por el italiano Ernesto Sirolli cuyo principio rector suena bien fácil, pero casi nunca se aplica: si quieres aportar en el desarrollo de una comunidad, cállate y escucha qué es lo que sus integrantes quieren hacer. Luego moviliza todos los recursos posibles para que eso suceda.

“El enfoque tradicional es que llega alguien de afuera a desarrollar una comunidad. Pero cuando trabajé con una ONG en África me di cuenta que cada vez que llegábamos a decirle a la gente qué hacer, fallaban los proyectos. Cuando había plata la gente se movilizaba, pero cuando se acababa simplemente no volvían más. Entonces decidimos dejar de tratarlos como niños a los que hay que educar y empezamos a verlos como personas apasionadas e inteligentes que necesitan de un apoyo para lograr sus sueños”, explica Sirolli.

Le recomendamos: “Demostramos que economía y ecología no son polos opuestos”

Una vez se cambia la aproximación, el siguiente paso consiste en reclutar a alguien de la comunidad que, tras un año de entrenamiento en el Instituto Sirolli, se convierte  en facilitador de emprendimiento. Una de sus funciones principales es convocar a un grupo de voluntarios que se reunen cada mes para evaluar los proyectos de los emprendedores y postularse o sugerir personas externas para conformar los equipos necesarios para el fortalecimiento de los negocios en los comités de recursos.

Según Sirolli, para ser exitoso todo negocio debe tener alguien encargado de fabricar el producto, otro que se dedique a venderlo y uno más que vigile las cuentas. “Nadie en el mundo puede hacer las tres cosas perfectamente. Mucha gente apasionada y con buenas ideas ha fracasado porque no separa las funciones. Cada negocio es un equipo de al menos tres personas con diferentes intereses y talentos”, afirma el italiano.

Natalia Sánchez ha podido comprobar las bondades de esta división del trabajo. Ella lidera un negocio de venta de pulpa de fruta y cuenta que al principio se encargaba de fabricarla, de ofrecerla a los clientes y de llevar las cuentas. Aparte de la enorme carga de trabajo, muchas veces los números no le cuadraban porque “no soy una persona estudiada y esa función requiere de conocimientos especializados”.

En abril del año pasado, Sánchez se vinculó al programa de emprendimientos y en el comité de recursos le sugirieron que se apoyara en un asesor comercial y una contadora. Y aunque los costos han aumentado porque hay que pagarles un porcentaje de las ganancias, según ella el cambio ha valido la pena porque desde que empezaron a acompañarla las ventas han aumentado un 40%.

Como los de Natalia y Mileth, otros ocho proyectos surtieron durante un año el proceso de capacitación y fortalecimiento. Aparte de las ensaladas y las pulpas de fruta, otros negocios de huevos de codorniz, construcción con productos reciclables, alimentos y maquillajes a base de sábila y replicas a escala en madera fueron potenciados con el método de Sirolli. Todos ellos, a juicio de sus propietarios, han crecido luego de vincularse al programa.

Vea también: Ahorre llevando un estilo de vida ecológico

Con todo, este es apenas el comienzo de una nueva etapa para ellos. Como dice Natalia Sánchez, “esta es una fase de crecimiento y por eso todavía ni siquiera tengo un sueldo fijo. Estoy poniendo unas bases sólidas para el negocio y luego me fijaré en mis bolsillos”. Y aunque en términos económicos no hay nada absolutamente seguro, lo cierto es que van por el camino correcto.

Al menos eso indican las cifras que maneja Sirolli, según las cuales el 80% de los 55.000 proyectos que trabajan con su método están abiertos luego de cinco años de funcionamiento. “La idea es que mucha más gente del pueblo se contagie de esta manera de hacer las cosas y empiecen a aplicarla en sus propios emprendimientos. Si el apoyo de Cémex se mantiene en el tiempo, no te imaginas lo que puede pasar. Todo cambia cuando se trabaja a partir de la pasión de la gente”, concluye Sirolli.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s